Todos los meses, Fonoma procesa numerosas recargas, prácticamente sin incidentes. Primero se hace una pre-autorización de pago y, si la recarga se envía correctamente, se hace el cobro al usuario.

  • Si se paga con tarjeta, la información de pago no pasa por los servidores de Fonoma, sino que va directamente a los procesadores de pago (solo se almacenan los 4 últimos dígitos de la tarjeta).
  • Si decides usar PayPal, la información de pago la gestiona PayPal directamente. 

Además, Fonoma cumple con el requerimiento más estricto de procesamiento de pagos (PCI compliance) e implementa protocolo HTTPS en toda la web.
En este aspecto, no tienes por qué preocuparte.


¿Encontró su respuesta?