Recargar es ayudar. Con una recarga acercas más a los cubanos, dentro y fuera del país, a través de las posibilidades que brindan los servicios de telecomunicaciones.

Durante la recarga, conviertes tu dinero en llamadas telefónicas, mensajes de texto o correos electrónicos Nauta para beneficiar a los amigos y familiares que tengas en Cuba. De esta forma, les permites que estén en contacto contigo cada vez que quieran o necesiten.

¿Quién puede recargar?

Cualquier persona, siempre que tenga acceso a Internet y una forma de pago electrónico para realizar la transacción. Esa forma de pago puede ser una tarjeta de crédito o débito (Visa, Mastercard, Discovery) o una cuenta en Paypal.

Si estás en Cuba, tienes conexión a Internet, y además posees una forma de pago como las anteriores, podrías perfectamente hacer tantas recargas como quieras.

Y si no cumples esos requisitos, también puedes pedir una recarga a tus familiares y amigos en el exterior que sí tengan acceso a este tipo de pagos en Internet.

Opciones de recargas

Existen recargas sencillas (que las puedes hacer todos los días) y promociones. Estas últimas están limitadas a un espacio de tiempo de aproximadamente 5 días, que se repite casi todos los meses. Ese intervalo (así como los términos y condiciones de la promoción en general) lo determina ETECSA. 

Durante los días de la promoción, además del dinero que decidas poner a una recarga, la persona en Cuba recibe un bono en su móvil que puede usar en llamadas, correos y mensajes.

Para consultar la cantidad de bono que tienes disponible en tu cuenta Cubacel, debes marcar *222*266#.

El bono tiene una fecha de vencimiento, también determinada por ETECSA, y que se verá cada vez que se consulte el saldo del teléfono, separado del saldo principal. O sea, si no usas el bono antes del día que te dicen…¡se va! 💸

¿Encontró su respuesta?