Algunas recargas, por motivos de seguridad del sistema, quedan pendientes de revisión. En estos casos, el equipo de Fonoma verifica que no hay uso indebido del método de pago. El objetivo es preservar tu seguridad y evitar que otras personas usen cuentas ajenas.

Cuando la recarga está en revisión, se solicita al usuario datos como el nombre, dirección y teléfono de contacto. Una vez suministrados, la persona debe esperar una llamada del equipo de soporte. Esta llamada siempre se realiza en un tramo de 12 horas desde que la recarga quedó en revisión.

Los datos proporcionados se usan exclusivamente con este propósito y permanece en estricta confidencialidad

Cuando el Equipo de Soporte no logra contactar con el usuario, porque no responde o sale el contestador, la llamada se repite hasta en dos ocasiones más, en diferentes momentos. Si en el tercer intento aún no ha sido posible contactar y, por consiguiente, no se han podido verificar los datos del pago, se procede a cancelar la recarga.

Si el número que proporciona para la revisión está incorrecto, el cliente puede escribir a [email protected] desde su usuario para proporcionar el nuevo. Además, siempre enviamos un mail para solicitar un nuevo número.

Cuando el usuario no ha enviado la información requerida en un tiempo de hasta 24 horas, se procede a cancelar dicha recarga por la imposibilidad de revisarla.

Si la recarga quedó en revisión y se desea enviar la información algún tiempo después, es posible hacerlo directamente en la recarga en espera que se encuentra en el historial de recargas.

Importante: Si NO desean continuar con el proceso de seguridad, se recomienda entrar en el usuario de Fonoma, desde el historial de recargas, y cancelar la transacción. 

Es responsabilidad del usuario finalizar una una recarga en curso (cuando aún no ha sido aprobada) una vez que decide no continuar con la confirmación de datos.

En Fonoma se cuidan, especialmente, los detalles de seguridad, es por ello que se aplica este procedimiento.

¿Encontró su respuesta?